Saltar enlaces

Carta de unos padres a su hijo recuperado parte II

Hoy os queremos compartir la parte II del testimonio de una carta extraordinaria escrita por unos padres valientes que han transitado un camino lleno de desafíos en busca de la recuperación de su querido hijo.

 

Una carta que le entregaron el día que recibió el alta de nuestro centro.

 

Preservemos las identidades de esta carta REAL que narra la travesía de unos padres que, con coraje y amor inquebrantable, han acompañado a su hijo en el oscuro túnel de la adicción hasta que finalmente emergió la luz de la recuperación.

 

Más que una narrativa, es un testimonio conmovedor de amor, lucha, perseverancia, esperanza y, sobre todo, de la capacidad de superación que puede haber en lo más profundo del ser humano.

 

Os compartimos esta carta no sólo como un testigo sino como un faro de inspiración para todos aquellos padres que, como ellos, enfrentan el dolor, la incertidumbre y el agotamiento en busca de la recuperación.

Agradecemos profundamente a esta valiente familia por permitirnos compartir su relato.

En cada palabra, vemos el reflejo de la verdadera resiliencia y la inquebrantable voluntad de sanar.

 


NOTA: Os compartimos la carta en el idioma original (catalán)  y a continuación también podéis leer la traducción al castellano.


 

PART II –Carta d’una pares al seu fill recuperat

 

Un procés llarg, difícil, ple de corbes i alts i baixos. Cada dijous, esperant la trucada de la Marina per saber com estaves, cada dijous amb un ai al cor per saber si evolucionaves, cada dijous intentant veure una petita llum, cada dijous…..

 

Que estrany se’ns farà a partir d’ara no tenir la trucada dels dijous!

 

Des del primer moment que vas ingressar a Font Fregona, ja vam començar a veure un canvi positiu en tu. Les teves dues primeres cartes ens van fer plorar i a punt vam estar de defallir i recular. Sort que no ho vam fer.

 

Ens deies que allò era horrible i no ens ho perdonaries mai: t’havíem enganyat.

 

A la tercera carta, el to ja era un altre. Més relaxat, d’enyorança, i començaves a explicar tot el que feies i com t’anaves adaptant. Les següents ja eren molt positives i fins i tot començaves a demanar un tímid perdó. I sobretot a valorar la família i l’estima que et tenim i adonar-te que havies tocat fons. Començaves a ser una mica conscient de tot i a recuperar els valors perduts.

 

 

Un cop et vas adaptar a la vida al centre i et vas conformar que allà hi series molt de temps, et vas relaxar. Només calia fer les coses ben fetes i allò no era pas tan difícil. Van començar les primeres visites.

 

 

Estaves trist d’estar lluny de casa, però feies molt bona cara. Els bons hàbits de dormir i d’alimentació de seguida van repercutir de manera positiva en la teva salut. Se’t veia molt adaptat. Xerraves molt i explicaves el que fèieu: l’hort, els cavalls, l’escola, la cuina….i ens deies que estaves bé. Criticaves els companys que no feien les coses com s’havien de fer. Tu sí que creies que ho feies bé, perquè volies demostrar que no estaves tan malament. Però veure el que feien els altres i no fer una anàlisi interior, era una manera de fugir, de no voler afrontar, d’autoengany, de comoditat, de fer-nos voler creure que ja estaves llest per sortir.

 

Havies de començar el treball d’introspecció, de mirar dins teu per poder fer un veritable canvi personal. I això va costar molt. Va caldre que deixéssim de visitar-te perquè fessis un canvi. Vas estar molt de temps creient que podries compaginar la família, que l’havies recuperat i no la volies tornar a perdre, amb la vida al carrer. T’equivocaves: la vida al carrer és incompatible amb la vida familiar.

 

això ho havies d’entendre.

Va caldre que deixéssim de venir-te a veure perquè ho entenguessis.

 

Les teves cartes eren tristes, començaves a parlar de tu mateix, a pensar, pensar i pensar. I això et va anar fent tocar fons i vas començar a desmuntar-te del tot. Només et podies reconstruir de nou si et desmuntaves, i aquest primer pas et va costar molt. Fins i tot, quan vam reprendre visites i quan ja semblava que començaves a tenir clar que calia canviar, vas optar per acomodar-te, fer bé les coses però sense implicar-te, sense posicionar-te prou, deixar anar passant el temps.

 

 

Allò no era prou per canviar.

 

 

Perquè, i això ho has de tenir clar, a la vida, la felicitat no ens arriba donada mentre l’esperem, la felicitat cal cercar-la i l’autosuperació i lluita personal, voler fer les coses ben fetes, la calma amb un mateix, és el que et donaran aquesta felicitat. Perquè la vida no serà un camí fàcil, hi haurà dificultats, i de com les afrontis dependrà el teu futur. I això és el que calia que entenguessis per seguir endavant.

 

El 5 de novembre de 2022 va ocórrer un fet que no oblidarem mai i que sabem que tu tampoc oblidaràs mai. Aquell fet, traumàtic, va suposar un canvi per a tots. A la vida, cal aferrar-se als aspectes positius, i vull creure que aquell fet va ser el que et va fer adonar que havies de lluitar per canviar. Des d’aquell dia, vas anar cap endavant. Vas ser capaç de superar un fet molt dur d’una manera admirable i has d’estar orgullós de tu mateix.

 

 

No ho oblidis. Ets perfectament capaç de lluitar per seguir el camí adequat.

 

 

Des de llavors, has anat avançant, a poc a poc però sempre endavant. Les sortides de dia, els caps de setmana, el desinternament, han anat sempre molt bé. Has demostrat que volies fer bé les coses i lluitaves per aconseguir-ho. Poc a poc, hem tornat a ser una família els quatre, hem pogut tornar a gaudir dels petits moments de la vida junts i tenir nous projectes de futur i noves esperances. Tot i això, el procés ha estat llarg i dur, per a tu, pels qui conviuen amb tu a Font Fregona i per descomptat per nosaltres, la teva família.

 

Els qui estem fora, també fem el nostre procés, indispensable i necessari per poder entendre quin feu vosaltres i poder acompanyar-vos en la vostra curació. Un procés ple d’alts i baixos, de carreteres de corbes, de tristeses i alegries, de pors i esperança, de pujades i baixades, però si més no, un procés de creixement personal molt profund.

 

 

Avui, inicies una nova fase del procés.

 

 

Tens al davant una vida llarga i plena, amb nous objectius i amb noves il.lusions. Estarem al teu costat per acompanyar-te, t’ajudarem sempre que ho necessitis, serem el teu far en la foscor. Però has de tenir clar que la decisió de quin camí vols seguir és teva i només depèn de tu tirar-la endavant. Pensa en quin és el camí que et fa ser més feliç.

 

I sobretot,

no oblidis mai la frase de Martin Luther King que t’ha acompanyat tot el procés:

 

Si no pots volar, corre; si no pots córrer, camina; si no pots caminar, gateja; però facis el que facis, has de seguir endavant. Martin Luther King Jr_

 

 


 

CASTELLANO

 

PARTE II –Carta de unos padres a su hijo recuperado

Un proceso largo, difícil, lleno de curvas y altibajos. Cada jueves, esperando la llamada de Marina para saber cómo estabas, cada jueves con un “ay” en el corazón para saber si evolucionabas, cada  jueves intentando ver una pequeña luz, cada jueves….

 

 

¡Qué extraño se nos hará a partir de ahora no tener la llamada de los jueves!

 

 

Desde el primer momento que ingresaste en Font Fregona, empezamos a ver un cambio positivo en ti. Tus dos primeras cartas nos hicieron llorar y a punto estuvimos de desfallecer y retroceder. Menos mal que no lo hicimos.

 

Nos decías que aquello era horrible y no nos lo perdonarías nunca: te habíamos engañado. 

 

En la tercera carta, el tono era ya otro. Más relajado, de añoranza, y empezabas a explicar todo lo que hacías y cómo te adaptabas. Las siguientes ya eran muy positivas e incluso empezabas en pedir un tímido perdón. Y sobre todo a valorar la familia y el cariño que te tenemos y darte cuenta de que habías tocado fondo. Empezabas a ser un poco consciente de todo y recuperar los valores perdidos.

 

 

Una vez te adaptaste a la vida en el centro y te conformaste con que allí estarías mucho tiempo, te relajaste. Sólo hacía falta hacer las cosas bien hechas y eso no era tan difícil. Empezaron las primeras visitas.

 

 

Estabas triste de estar lejos de casa, pero tenías muy buena cara. Los buenos hábitos de dormir y de alimentación enseguida repercutieron de forma positiva en tu salud. Se te veía muy adaptado. Charlabas mucho y explicabas lo que hacían: el huerto, los caballos, la escuela, la cocina….y nos decías que estabas bien. Criticabas a los compañeros que no hacían las cosas como debían hacerse. Tú sí que creías que lo hacías bien, porque querías demostrar que no estabas tan mal. Pero ver lo que hacían los otros y no hacer un análisis interior, era una forma de huir, de no querer afrontar, de autoengaño, de comodidad, de hacernos querer creer que ya estabas listo para salir.

 

Debías empezar el trabajo de introspección, de mirar dentro de ti para poder realizar un verdadero cambio personal. Y esto costó mucho. Tuvimos que dejar de visitarte para que hicieras un cambio. Estuviste mucho tiempo creyendo que podrías compaginar a la familia, porque la habías recuperado y no querías volver a perderla, con la vida en la calle. Te equivocabas: la vida en la calle es incompatible con la vida familiar.

 

 

Y esto debías entenderlo.

Tuvimos que dejar de venir a verte para que lo entendieras.

 

Tus cartas eran tristes, empezabas a hablar de ti mismo, a pensar, pensar y pensar. Y esto te fue haciendo tocar fondo y empezaste a desmontarte por completo. Sólo podías reconstruirte de nuevo si te desmontabas, y ese primer paso te costó mucho. Cuando reanudamos las visitas y cuando ya parecía que empezabas en tener claro que había que cambiar, optaste por acomodarte, hacer bien las cosas pero sin implicarte, sin posicionarte lo suficiente, soltar pasando el tiempo.

 

 

Aquello no era suficiente para cambiar.

 

 

Porque, y eso debes tenerlo claro, en la vida, la felicidad no nos llega dada mientras la esperamos, la felicidad es necesaria buscarla y la autosuperación y lucha personal, querer hacer las cosas bien hechas, la calma con uno mismo, es lo que te darán esa felicidad. Porque la vida no será un camino fácil, habrá dificultades, y de cómo las afrontes dependerá de tu futuro. Y eso es lo que hacía falta que entendieras para seguir adelante.

 

El 5 de noviembre de 2022 ocurrió un hecho que nunca olvidaremos y que sabemos que tú tampoco olvidarás nunca. Aquel hecho, traumático, supuso un cambio para todos. En la vida, hay que aferrarse a los aspectos positivos, y quiero creer que ese hecho fue lo que te hizo dar cuenta de que tenías que luchar para cambiar. Desde ese día, fuiste hacia delante. Fuiste capaz de superar un hecho muy duro de una forma admirable y debes estar orgulloso de tú mismo.

 

 

No lo olvides. Eres perfectamente capaz de luchar por seguir el camino adecuado.

 

 

Desde entonces, has ido avanzando, poco a poco pero siempre adelante. Las salidas de día, los fines de semana y el desinternamiento, han ido siempre muy bien. Has demostrado que querías hacer bien las cosas y luchabas por conseguirlo. Poco a poco, hemos vuelto a ser una familia los cuatro, hemos podido volver a disfrutar de los pequeños momentos de la vida juntos y tener nuevos proyectos de futuro y nuevas esperanzas. Sin embargo, el proceso ha sido largo y duro, para ti, para quienes conviven contigo en Font Fregona y por supuesto por nosotros, tu familia.

 

Quienes estamos fuera, también hacemos nuestro proceso, indispensable y necesario para poder entender cuál hacéis vosotros y poder acompañaros en la vuestra curación. Un proceso lleno de altibajos, de carreteras de curvas, de tristezas y alegrías, de miedos y esperanza, de subidas y bajadas, pero si sin embargo, un proceso de crecimiento personal muy profundo.

 

 

Hoy, inicias una nueva fase del proceso.

 

Tienes delante una vida larga y llena, con nuevos objetivos y con nuevas ilusiones. Estaremos a tu lado para acompañarte, te ayudaremos siempre que lo necesites, seremos tu faro en la oscuridad. Pero debes tener claro que la decisión de qué camino quieres seguir es tuya y sólo depende de ti sacarla adelante. Piensa en cuál es el camino que te hace más feliz. Y sobre todo, no olvides nunca la frase de Martin Luther King que te ha acompañado todo el proceso:

 

Si usted no puede volar, corre; si no puedes correr, anda; si no puedes andar, gatea; pero hagas lo que hagas, debes seguir adelante. Martin Luther King Jr_

 

Font Fregona

El objetivo es conseguir vencer a la adicción y reestructurar su vida a través del aprendizaje de nuevos patrones de conducta.

Deixa'ns les teves dades per rebre més informació.