Saltar enlaces

Carta de un joven recuperado

 

 

CARTA DE UN JOVEN RECUPERADO

Carta original de un joven recuperado al recibir el alta en nuestro centro

 

En las semanas anteriores os hemos compartido en este blog la carta que entregaron unos padres a su hijo el día del alta de nuestro centro.

Hoy os compartimos la carta que ese joven escribió al salir del centro ya recuperado como testimonio de que incluso en los momentos más oscuros, siempre hay un camino hacia la recuperación.

Una carta que trasciende las palabras: un testimonio honesto de un joven valiente que ha recorrido el viaje desde la oscuridad hasta la luz. 

En sus propias palabras, relata en que estado llegó a nosotros, las emociones intensas vividas durante el proceso y cómo el camino de la recuperación ha transformado su vida.

Esta carta es algo más que palabras; es un testimonio lleno de esperanza para aquellos que están en busca de luz en medio de la tormenta. 

 

PD: La hemos transcrito literalmente para que se pueda leer visualmente con facilidad, así como también la hemos traducido al castellano para que  también llegue al máximo de personas que necesiten esperanza e inspiración.

 


 

Font Fregona

13 d’octubre de 2023

Vaig arribar a Font Fregona cinc dies després d’haver fet els disset anys, creient que passaria una curta temporada i sense imaginar tot el que després ha significat. Havia oblidat qui era i vivia a través del molts personatges que utilitzava depenent del moment. Personatges falsos que em servien per amagar-me i mostrar una cosa que jo no era, una vida de mentides i vivències falses que feia servir per a fer créixer aquells personatges i aparentar coses de les quals jo em sentia orgullós i eren vergonyoses.

Durant molts mesos vaig estar passant els dies només maquinant i pensant la manera de poder marxar, vivint en un passat en el qual em recreava i alimentava les ganes de tornar a ell. Intentava enganyar a tot el meu voltant per poder marxar creient que jo era més llest que ningú. Vivia amb una idea al cap totalment falsa i impossible, en que podria combinar la vida del carrer amb la família, i va passar molt temps perquè aquesta idea desaparegués, necessitant uns quants mesos sense saber res de la família.

Em vaig acomodar i vaig deixar passar els dies fent el mínim i passant de puntetes, posava cara de què no em passava res, però era totalment al contrari i estava ple de ràbia. Molt temps més tard vaig llegir un llibre en el qual parlaven sobre el sentiment d’apatia que vivien els presoners dels camps de concentració nazis. Em vaig veure identificat en certs aspectes d’aquell sentiment i en la descripció que es feia d’ell, però amb una gran diferència: els presoners dels camps de concentració ho vivien com a conseqüència de l’actuació d’altres persones, però jo m’ho havia provocat a mi mateix, i no feia res per canviar-ho.

Més endavant vaig canviar aquesta idea, vaig començar a mirar dins meu però només hi havia una finalitat que quan vaig aconseguir em vaig tornar a acomodar i anar passant els dies. Vivia en un autoengany molt gran, feia reflexions que desprès no m’aplicava i buscava molt sovint el camí del mínim esforç. Un camí portat fins allà i que encara recorria a ell creient-me no passava res i no era per tant. Fugia de moltes situacions i evitava enfrontar-me a elles per continuar acomodat. Van anar passant els dies i seguia igual, dies pitjors, dies millors, però no hi havia intenció de moure’m d’on estava. Continuava mirant dins meu i m’havia ajudat però de que em servia si desprès no feia res per canviar-ho? Em creia que tot arribaria, que no calia esforçar-se més per estar bé i que era alguna cosa que vindria a poc a poc amb el temps. M’exigia amb algunes coses, però més amb el que em convenia o em permetia seguir on estava sense fer molt soroll.

Vaig aconseguir les sortides i vaig millorar certs aspectes però continuava exigint-me poc i no era suficient. Un dia va ocórrer un fet que ens va marcar a tots, tant positivament com negativament. Ens va unir molt com a grup en aquell moment i individualment em va unir més a la família i em va ajudar molt. Gràcies a allò vaig començar a fer coses que no havia fet fins aquell moment, demanava ajuda i parlava clarament del que em passava, dels pensaments, les emocions…Ho vaig superar molt bé i això em feia sentir orgullós, però no em podia quedar allà, havia d’anar molt més lluny i fer-ho servir d’impuls. Vaig veure encara més la necessitat de no tornar a caure en el que m’havia portat fins allà, però no era suficient, ho havia d’aplicar. Quan vaig estar totalment recuperat d’aquell fet, van passar bastants dies en els quals em tornava a acomodar, tornava a tenir el posat de víctima com a excusa per no moure’m i no esforçar-me fins que vaig decidir que no podia ser.

El dia que vaig fer els 19 anys va coincidir amb la visita de una persona que venia a passar uns dies. Vaig decidir seguir el seu exemple i prendre una actitud que se m’havia demanat durant tot aquell temps. Vaig començar a donar la meva opinió i posicionar-me mil vegades més que com ho havia fet fins aquell moment, i sense acomodar-me al cap d’uns dies. Vaig posar un límit d’exigència que no volia baixar i així encarar moltes situacions de les quals havia fugit. Vaig anar traient totes aquelles pors que m’havien frenat i que resulta que no eren per tant com jo imaginava. Poc a poc he hagut d’enfrontar moltes d’elles i m’he demostrat que les puc portar molt millor del que em pensava. Que les faig més grans del que en realitat són i que resulten pors irracionals.

Ara ve el més difícil i he de saber continuar sense defallir, no oblidar d’on he vingut mai i tot i que hi haurà moments que seran pitjors els hauré d’afrontar amb normalitat sense deixar-me arrossegar per ells.

 

GRÀCIES FONT FREGONA

F.


 

🟢 TRADUCCIÓN AL CASTELLANO 

 

Llegué a Font Fregona con cinco días después de haber cumplido los diecisiete años, creyendo que pasaría una corta temporada y sin imaginar todo lo que después ha significado. Había olvidado quién era y vivía a través de muchos personajes que utilizaba dependiendo del momento. Personajes falsos que me servían para esconderme y mostrar algo que yo no era, una vida de mentiras y vivencias falsas que utilizaba para hacer crecer a aquellos personajes y aparentar cosas de las que yo me sentía orgulloso y eran vergonzosas.

Durante muchos meses estuve pasando los días sólo maquinando y pensando la manera de poder marcharme, viviendo en un pasado en el que me recreaba y alimentaba las ganas de volver a él. Intentaba engañar a todo mi alrededor para poder marcharme creyendo que yo era más listo que nadie. Vivía con una idea en la cabeza totalmente falsa e imposible, en la que podría combinar la vida de la calle con la familia, y pasó mucho tiempo para que esta idea desapareciera, necesitando varios meses sin saber nada de la familia.

Me acomodé y dejé pasar los días haciendo lo mínimo y pasando de puntillas, ponía cara de que no me pasaba nada, pero estaba totalmente al contrario y estaba lleno de rabia. Mucho tiempo más tarde leí un libro en el que hablaban sobre el sentimiento de apatía que vivían los prisioneros de los campos de concentración nazis. Me vi identificado en ciertos aspectos de ese sentimiento y en la descripción que se hacía de él, pero con gran diferencia: los prisioneros de los campos de concentración lo vivían como consecuencia de la actuación de otras personas, pero yo me lo había provocado a mí mismo, y no hacía nada por cambiarlo.

Más adelante cambié esta idea, empecé a mirar dentro de mí pero sólo había una finalidad que cuando logré me volví a acomodar e ir pasando los días. Vivía en un autoengaño muy grande, hacía reflexiones que después no me aplicaba y buscaba muy a menudo el camino del mínimo esfuerzo. Un camino llevado hasta allí y que aún recurría a él creyéndome que no pasaba nada y no era para tanto. Huía de muchas situaciones y evitaba enfrentarme a ellas para seguir acomodado. Fueron pasando los días y seguía igual, días peores, días mejores, pero no había intención de moverme de dónde estaba. ¿Seguía mirando dentro de mí y me había ayudado, pero de que me servía si después no hacía nada para cambiarlo? Creía que todo llegaría, que no era necesario esforzarse más para estar bien y que era algo que vendría poco a poco con el tiempo. Me exigía con algunas cosas, pero más con lo que me convenía o me permitía seguir dónde estaba sin hacer mucho ruido.  Conseguí las salidas y mejoré ciertos aspectos, pero seguía exigiéndome poco y no era suficiente. Un día ocurrió algo que nos marcó a todos, tanto positiva como negativamente. Nos unió mucho como grupo en ese momento e individualmente me unió más a la familia y me ayudó mucho. Gracias a esto empecé a hacer cosas que no había hecho hasta ese momento, pedía ayuda y hablaba claramente de lo que me pasaba, de los pensamientos, las emociones… Lo superé muy bien y eso me hacía sentir orgulloso, pero no me podía quedar allí, tenía que ir mucho más lejos y utilizarlo de impulso. Vi aún más la necesidad de no volver a caer en lo que me había llevado hasta allí, pero no era suficiente, debía aplicarlo. Cuando estuve totalmente recuperado de aquel hecho, pasaron bastantes días en los que me volvía a acomodar, volvía a tener la pose de víctima como excusa para no moverme y no esforzarme hasta que decidí que no podía ser.

El día que cumplí los 19 años coincidió con la visita de una persona que venía a pasar unos días. Decidí seguir su ejemplo y tomar una actitud que se me había pedido durante todo ese tiempo. Empecé a dar mi opinión y posicionarme mil veces más que como lo había hecho hasta ese momento, y sin acomodarme al cabo de unos días. Puse un límite de exigencia que no quería bajar y así encarar muchas situaciones de las que había huido. Fui sacando todos aquellos miedos que me habían frenado y que resulta que no eran para tanto como yo imaginaba. Poco a poco me he tenido que enfrentar a muchas de ellas y me he demostrado que las puedo llevar mucho mejor de lo que pensaba. Que las hago mayores de lo que en realidad son y que resultan miedos irracionales.  Ahora viene lo más difícil y debo saber continuar sin desfallecer, no olvidar de dónde he venido nunca y aunque habrá momentos en que serán peores les tendré que afrontar con normalidad sin dejarme arrastrar por ellos.   

 

GRACIAS FONT FREGONA

F

 

 

 

 

Font Fregona

El objetivo es conseguir vencer a la adicción y reestructurar su vida a través del aprendizaje de nuevos patrones de conducta.

Deixa'ns les teves dades per rebre més informació.