Saltar enlaces

Carta de unos padres a su hijo recuperado – PARTE I

Hoy os queremos compartir el testimonio de una carta extraordinaria escrita por unos padres valientes que han transitado un camino lleno de desafíos en busca de la recuperación de su querido hijo.

 

Una carta que le entregaron el día que recibió el alta de nuestro centro.

 

Preservemos las identidades de esta carta REAL que narra la travesía de unos padres que, con coraje y amor inquebrantable, han acompañado a su hijo en el oscuro túnel de la adicción hasta que finalmente emergió la luz de la recuperación.

 

Más que una narrativa, es un testimonio conmovedor de amor, lucha, perseverancia, esperanza y, sobre todo, de la capacidad de superación que puede haber en lo más profundo del ser humano.

 

Os compartimos esta carta no sólo como un testigo sino como un faro de inspiración para todos aquellos padres que, como ellos, enfrentan el dolor, la incertidumbre y el agotamiento en busca de la recuperación.

Agradecemos profundamente a esta valiente familia por permitirnos compartir su relato.

En cada palabra, vemos el reflejo de la verdadera resiliencia y la inquebrantable voluntad de sanar.

 

 


NOTA: Os compartimos la carta en el idioma original (catalán)  y a continuación también podéis leer la traducción al castellano.


 

PART I –Carta d’una pares al seu fill recuperat

 

Estimat fill,

Avui acaba un procés i comença un altre, igual o més llarg que aquest, igual o més difícil que aquest, però amb una gran diferència: el nou procés parteix de l’esperança, la il·lusió, les ganes de lluitar i sobretot de la voluntarietat. El procés que acabes, va començar des de la ràbia, la necessitat, la imposició i l’amargura. I només per partir d’unes emocions diferents, el nou procés, ja s’inicia amb una altra actitud i, per tant, nosaltres, els teus pares i germà, en comptes de començar-lo amb llàgrimes de tristesa infinita i desolació, el comencem amb llàgrimes d’emoció i d’esperança.

 

Avui fa exactament dos anys i sis mesos que vam prendre la decisió més difícil de la nostra vida respecte a tu, el nostre estimat fill.

 

Fa dos anys i sis mesos, que, després de dos anys d’angoixes, pors, nits sense dormir, visites als Mossos i hospitals, consultes a psiquiatres, psicòlegs, treballadors socials, entrevistes amb tutors i directors de l’escola, robatoris, furts, violència, destrosses a casa i agressivitat física i verbal, vam fer el que crèiem millor per tu: decidir ingressar-te al centre terapèutic Font Fregona.

 

Per a uns pares, delegar en altres persones la cura del seu fill és, com diu la Fina, antinatural. Però si ho vam fer és perquè volíem el millor per a tu i sabem que ara ens ho agraeixes perquè saps que aquesta difícil decisió no només ens ha tornat el nostre fill de sempre, sinó que t’ha ajudat a tu a recuperar la teva felicitat i trobar el teu camí.

 

L’adolescència és una etapa molt difícil. Jo m’atreviria a dir que la més difícil de la vida. Es tracta d’un moment de creixement personal on passeu de ser nens, acotxats i estimats per uns pares que us protegeixen, a voler ser adults sense tenir prou maduresa.

 

Els pares us hem de deixar volar, perquè creixeu, madureu i sigueu autònoms però acompanyant-vos en tot moment.

 

En algun instant, no tinc clar quan va ser, aquest volar sol et va superar, i vas iniciar-te en el consum de tòxics. De res servien les nostres paraules i les dels professionals que intentaven fer-te veure que el cànnabis NO és un joc.

 

A poc a poc, el nostre infant, no era ell. Ja no eres el nen afable, rialler, intel·ligent, sociable, familiar que havies estat sempre. Eres un adolescent amb la seva vida totalment deteriorada.

  

Perquè no es tractava d’un adolescent rebel, es tractava d’un adolescent malalt. El cànnabis et va portar al consum d’altres substàncies encara més dures i perilloses i a un aïllament de tot: dels amics, de la família, de l’escola…Va començar el fracàs escolar, les fugues, els problemes legals…

 

Que impotents ens sentíem quan alguns professionals ens deien que l’adolescència és una etapa de rebel·lia i que havíem de tenir paciència. Jo, treballo amb adolescents, i la rebel·lia i inconformisme són necessaris per a formar adults crítics i responsables.

 

Però tu no eres un adolescent rebel.

 

Ans al contrari. Eres un adolescent perdut, ansiós, enfadat amb el món, amb tu mateix, trist, sense camí. Va arribar un moment, i ens va costar molt de temps arribar-hi, que vam acceptar que nosaltres no et podíem ajudar.

 

I que acceptar-ho NO volia dir haver fracassat com a pares.  

 

Les energies defallien i els tractaments ambulatoris o fins i tot els ingressos  a les plantes psiquiàtriques d’aguts no eren suficients. Calia un tractament que t’aïllés de l’entorn, t’ajudés a pensar, a recuperar la teva autoestima, la confiança en tu mateix i els valors que sempre havies tingut.

 

I això, a casa, no era possible.

 

Quan ens van recomanar un centre terapèutic vam dir que no, que ni parlar-ne, que allò no era pel nostre fill. Que tu no estaves tan malament. Però a poc a poc, vam assumir que sí que calia, i no només calia sinó que era el millor per a tu. I van començar les visites als pocs centres terapèutics per menors que hi ha a Catalunya.

 

Quan vam anar a visitar Font Fregona estàvem molt neguitosos. Però ens va encantar la visita que ens van fer l’Imma i la Fina. Es notava que creien en el projecte, que hi havia estima pels nois i noies ingressats, que eren professionals i que en sabien molt. Tres hores de visita en què van resoldre tots els nostres dubtes, ens ho van ensenyar tot, vam veure què feien els interns… Però, tot i això, prendre la decisió era difícil. 

Allunyar-te de casa tant de temps!

 

CONTINUARÀ….

 


CASTELLANO 

PARTE I –Carta de unos padres a su hijo recuperado

Querido hijo,

Hoy termina un proceso y comienza otro, igual o más largo que éste, igual o más difícil que éste, pero con una gran diferencia: el nuevo proceso parte de la esperanza, la ilusión, las ganas de luchar y sobre todo de la voluntariedad. El proceso que terminas, empezó desde la rabia, la necesidad, la imposición y la amargura. Y sólo por partir de unas emociones diferentes, el nuevo proceso, ya se inicia con otra actitud y, por tanto, nosotros, tus padres y hermano, en vez de empezarlo con lágrimas de tristeza infinita y desolación, lo empezamos con lágrimas de emoción y esperanza.

Hoy hace exactamente dos años y seis meses que tomamos la decisión más difícil de nuestra vida respecto a ti, a nuestro querido hijo.

Hace dos años y seis meses, que, después de dos años de angustias, miedos, noches sin dormir, visitas a los Mossos y hospitales, consultas a psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, entrevistas con tutores y directores de la escuela, robos, hurtos, violencia, destrozos en casa y agresividad física y verbal, hicimos lo que creíamos mejor para ti: decidir ingresarte en el centro terapéutico Font Fregona.

Para unos padres, delegar en otras personas el cuidado de su hijo es, como dice Fina, antinatural. Pero si lo hicimos es porque queríamos lo mejor para ti y sabemos que ahora nos lo agradeces porque sabes que esta difícil decisión no sólo nos ha devuelto a nuestro hijo de siempre, sino que te ha ayudado a ti a recuperar tu felicidad y encontrar tu camino.

La adolescencia es una etapa muy difícil. Yo me atrevería a decir que la más difícil de la vida. Se trata de un momento de crecimiento personal donde pasa de ser niños, agachados y queridos por unos padres que te protegen, a querer ser adultos sin tener suficiente madurez.   Los padres debemos dejar volar, para que crezcan, maduren y sean autónomos pero acompañándose en todo momento.   En algún instante, no tengo claro cuándo fue, ese volar solo te superó, y te iniciaste en el consumo de tóxicos.

 

De nada servían nuestras palabras y las de los profesionales que intentaban hacerte ver que el cannabis NO es un juego.   Poco a poco nuestro niño no era él. Ya no eras el niño afable, risueño, inteligente, sociable, familiar que habías estado siempre. Eres un adolescente con su vida totalmente deteriorada.    Porque no se trataba de un adolescente rebelde, se trataba de un adolescente enfermo. El cannabis te llevó al consumo de otras sustancias aún más duras y peligrosas ya un aislamiento de todo: de los amigos, de la familia, de la escuela… Empezó el fracaso escolar, las fugas, los problemas legales…

Qué impotentes nos sentíamos cuando algunos profesionales nos decían que la adolescencia es una etapa de rebeldía y que debíamos tener paciencia.   Yo trabajo con adolescentes, y la rebeldía e inconformismo son necesarios para formar adultos críticos y responsables.

 

Pero tú no eras un adolescente rebelde.

 

Al contrario. Eras un adolescente perdido, ansioso, enojado con el mundo, contigo mismo, triste, sin camino. Llegó un momento, y nos costó mucho tiempo llegar, que aceptamos que nosotros no podíamos ayudarte.   

 

Y que aceptarlo NO significaba haber fracasado como padres.   

 

Las energías desfallecían y los tratamientos ambulatorios o incluso los ingresos en las plantas psiquiátricas de agudos no eran suficientes. Era necesario un tratamiento que te aislara del entorno, te ayudara a pensar, a recuperar tu autoestima, la confianza en ti mismo y los valores que siempre habías tenido.

 

Y esto, en casa, no era posible.   

 

Cuando nos recomendaron un centro terapéutico dijimos que no, que ni hablar de ello, que aquello no era para nuestro hijo. Que tú no estabas tan mal. Pero poco a poco, asumimos que sí que era necesario, y no sólo era necesario sino que era lo mejor para ti. Y empezaron las visitas a los pocos centros terapéuticos para menores que hay en Catalunya.   

 

Cuando fuimos a visitar Font Fregona estábamos muy nerviosos. Pero nos encantó la visita que nos hicieron Imma y Fina. Se notaba que creían en el proyecto, que había cariño por los chicos y chicas ingresados, que eran profesionales y que sabían mucho. Tres horas de visita en las que resolvieron todas nuestras dudas, nos lo enseñaron todo, vimos lo que hacían los internos… Pero, sin embargo, tomar la decisión era difícil. 

¡Alejarte de casa tanto tiempo! 

 

CONTINUARÁ…

 

 

Font Fregona

El objetivo es conseguir vencer a la adicción y reestructurar su vida a través del aprendizaje de nuevos patrones de conducta.

Deixa'ns les teves dades per rebre més informació.